Agencia de Publicidad, la visión de una emprendedora.

Una Agencia de Publicidad, ha sido uno de mis mayores anhelos, me imagino que en tu caso querido emprendedor, tú también tienes tu propia idea de negocio.

Desde que inicie a trabajar en ventas hace unos cuatro años, debo confesar que no ha sido fácil, pero algo de lo que si estoy segura, es que en este arduo camino he contado con el mejor socio que uno puede tener, Dios.

En estas líneas quiero contarte como ha sido, desde mi propia experiencia, tratar de emprender y consolidar un negocio, sobre todo cuando tienes todo en tu contra:

Sin trabajo, sin recursos, con deudas, e inclusive las amistades “no te conocen” porque estas mal económicamente.

¿Cómo nace la visión?

Todo empezó hace más de dos años, cuando trabajaba como ejecutiva de ventas en una agencia de publicidad,  en donde las condiciones de trabajo no eran las mejores y sentía que no se valoraba todo el esfuerzo que hacía.

A pesar que no era lo que uno normalmente desea de un trabajo, tengo que admitir que despertó una pasión en mí, la cual era ayudar a otras empresas a aumentar sus ventas y conseguir más y mejores clientes.

Fue entonces cuando con mucho esfuerzo comencé a conseguir los mejores clientes que uno puede tener, empresas grandes, de renombre y trayectoria, en donde no solamente establecimos una relación de negocios con la agencia de publicidad para la que yo trabajaba en aquel entonces, sino que también hice muchas amistades, que conservo hasta el día de hoy.

Posteriormente, recibí una oferta de trabajo como gerente de ventas, en un programa de televisión, el cual aparentemente iba a mejorar mi situación económica y laboral.

Obviamente no todo lo que brilla es oro y para mi suerte, las cosas en realidad no cambiaron mucho.

Contrario a lo que puedes pensar en este momento, estoy muy agradecida con estas dos empresas y con las personas con las que tuve la oportunidad de trabajar.

Ya que cada una de ellas me brindó su conocimiento, experiencia, amistad y apoyo. Con esto quiero que entiendas querido emprendedor, que muchas veces la adversidad te vuelve más fuerte.

Cada empresa para la que laboras te deja “su marca indeleble” la cual, si eres inteligente y sabes aprovechar la oportunidad, ganarás experiencias y conocimientos que jamás obtendrías en una universidad o por tu propia cuenta.

salto de fe

El salto de Fe

A pesar que era la única persona que en realidad estaba vendiendo y trayendo clientes a la agencia de publicidad para la que trabajaba en ese entonces y para suplir los despilfarros de mis jefes, los cuales me exigían cada vez más y sin recibir beneficios adicionales.

Fue entonces cuando decidí dar lo que yo llamo, el salto de Fe y puse mi renuncia inmediata, sin saber qué haría con mis deudas, ni cómo resolvería mis problemas.

Renuncié de mi último trabajo exactamente a mediados de octubre, por eso quise escribir estas líneas, porque aún tengo muy presente esa fecha y sinceramente le doy gracias a Dios, porque en el momento indicado me ayudó a tomar esa decisión

Sé que ahora estarás pensando que fue muy arriesgado y en realidad tienes toda la razón, normalmente es casi imposible para una persona normal, “cerrar los ojos y saltar”.

Todos vivimos de una manera adormecida y en una zona de confort, en la cual solo pensamos en cómo sobrevivir el día a día y no visionamos que en ese lapso de tiempo se nos va la vida.

Sé que suena como a “frase de motivación”, pero a todo el que en su momento le tocó “saltar” de su trabajo, para emprender su propia empresa o idea de negocio, sabe que lo que digo es verdad.

Como siempre el temor a lo incierto nos limita y nos retiene de seguir nuestros sueños.

Emprendiendo un sueño.

Fue después de todas estas experiencias, desde trabajos muy “corporativos” donde solo eres un “número más”, hasta trabajos que rayan en la informalidad y no tienes ni los beneficios de ley básicos, es donde me di cuenta de algo:

emprendedora

¡Soy capaz de lograr lo que sea!

Fue entonces una tarde, en la que dos de mis mejores clientes me llamaron diciéndome que querían seguir trabajando su publicidad conmigo.

Esa misma noche, después de que mi esposo llegó del trabajo, le dije: “voy a seguir atendiendo a mis clientes.”

Él se sorprendió y me dijo: “no sé cómo lo vas a lograr, pero estoy seguro que vos podes hacer cualquier cosa que te propongas, ¡vos dale que yo te apoyo!.

Fue cuando le conté que tenía el sueño de tener mi propia agencia de publicidad y que me habían contactado algunos de mis clientes y que yo quería poder seguir correspondiendo la confianza de todas esas empresas que habían trabajado conmigo antes.

Mekate nace como agencia de publicidad.

Teniendo en cuenta que sería muy difícil iniciar con mi sueño y que tenía que analizar la mejor manera de brindarles a mis clientes un servicio impecable, en donde pudiera ayudarles con todos los aspectos de marketing y publicidad que sus negocios necesitaban.

Tenía claro que debía poder ofrecer todos los servicios que normalmente encuentras en una agencia de publicidad, para que de esta manera, mis clientes no tuvieran la necesidad de andar perdiendo el tiempo buscando proveedores.

También estaba clara que tenía que garantizar a mis clientes los mejores precios, aunque eso significaría sacrificar un poco mis ganancias, ya que esto repercutía directamente en sus negocios.

Con estos dos conceptos básicos, calidad y bajos costos, es que entendí que mi agencia debía tener un nivel de compromiso inigualable hacia mis clientes y que teníamos que “amarrarnos” a sus objetivos de negocio.

De esta forma la relación, siempre seria ganar – ganar y nuestro crecimiento sería relativamente proporcional al crecimiento que tuvieran nuestros clientes.

Así es que nace “Mekate” como marca y su eslogan “Amarrando ideas”

Escalando hacia la cima

escalando hacia la cima

Todos queremos subir a esa cima, con la que soñamos.  ¿Cuál es la tuya?

Llega un momento en el que nos decimos, “Ahora, hoy es el momento. No pienso dejar que mi vida se me escape por los dedos, tengo que cogerla con fuerza y escalar por ella”.

Y en esta parte tengo que detenerme y agradecerle a todas aquellas personas que desde el inicio, desde que les conté cual era mi sueño, estuvieron  y siguen dispuestas a ayudarme a que pueda cumplirlo.

En especial a mis padres, a mi hermana y a mi cuñado, quienes con su apoyo y consejos han sabido guiarme en todo el proceso.

Mi esposo una parte medular y esencial, ya que el aparte de ser mi compañero de vida, es mi aliado en Mekate.

agencia emprendedora

 El cómo director de Marketing me ha apoyado incansablemente con el mercadeo digital de la empresa, en donde no solo ha desarrollado nuestras estrategias con sus conocimientos, sino que también se ha convertido en mi maestro de Marketing digital, guiándome y apoyándome en cada paso que doy, luchando a mi lado día a día, para que podamos darle a nuestros clientes resultados tangibles y perdurables.

La regla de oro

Todo esto te lo cuento para que entiendas que se necesita sacrificio, perseverancia, trabajo duro y una voluntad de acero para lograr todo lo que deseas.

Hoy en día, Mekate es una agencia de publicidad que se va consolidando cada día más, como la agencia preferida de la pequeña, mediana y gran empresa.

Brindando servicios integrales de marketing y publicidad, adaptando su esquema de trabajo con cada proyecto y personalizando la experiencia de cada uno de nuestros clientes.

contamos con un portafolio amplio, que va desde la impresión de tarjetas de presentación, hasta la instalación de cerchas de 20 mts.

Material POP, marketing digital, estrategias de posicionamiento, impartimos capacitaciones para el área comercial y ventas y mucho otros servicios más.

Y a como te lo conté unos párrafos atrás, todo inició con un sueño, seguir haciendo lo que me gusta.

Esto será parte fundamental para tu éxito, debes verlo como la regla de oro, si quieres emprender:

Dedícate a lo que más te guste hacer, haz aquello que te apasiona, de esta forma, aunque al inicio no tengas las ventas que deseas, no te rendirás tan fácilmente.

En cambio cuando haces algo “obligado” por la necesidad o por las razones equivocadas, no importa cuánto trabajes, nunca sentirás satisfacción y en la primera oportunidad que tengas, vas a renunciar. Es así de sencillo, si no te gusta, no lo hagas y ya.

agencia de publicidad

En resumen, querido emprendedor:

    • Nada es a como uno desea y no todo es lo que parece.
    • La adversidad nos hace personas mucho más fuertes.
    • Nada en esta vida es GRATIS. Mucho ojo con esto, porque “lo que fácil viene, fácil se va”.
    • Dios es tu mejor aliado siempre, nunca lo olvides (te aseguro que él no se olvida de ti).
    • Lucha por tus sueños, por aquello que más anhelas.
    • Nada es imposible si te lo propones y te comprometes a cumplirlo.
    • Rodéate de personas que crean en tí (y en tu visión), gente que pueda comprometerse igual que tú.
  • Dedícate a aquello que más te gusta y sobre todo cree en ti mismo.

Espero que estas líneas te sean de utilidad, si necesitas ayuda puedes contactarme, que con mucho gusto te ayudaremos.

Ana Lucia Navas

Ana Lucía Navas C.

CEO / Co- Fundador

Mekate Publicidad